"Si buscas resultados distintos, comienza a hacer cosas diferentes"

                                                                        Albert Einstein.

gallery/logo eurekate sin nombre

EurékaTe

gallery/kine_web

¿Qué es la Kinesología Holística?

Se trata de una serie de estudios musculares y de test para chequear el funcionamiento corporal y poder diagnosticar desequilibrios de cualquier tipo, incluso proveniente de causas psico-emocionales. Para dicho efecto se basa en los fundamentos de la kinesiología y propone un tratamiento llamado kinesioterapia donde fusionan los métodos de esta disciplina con otras como la acupuntura, la psicología, la osteopatía y la homeopatía.

En esta rama de la kinesiología se entiende al cuerpo humano como un todo fragmentado en muchas partes (estructura, psique y química) que se encuentran conectadas a partir de la energía. En ella se tratan los conflictos en el organismo desde un punto de vista global.

Se cree que todos los problemas se encuentran entrelazados y que las causas de una enfermedad nunca es una sola, sino que se trata de un conjunto de factores frente a los que el organismo no consigue adaptarse y termina desarrollando un síntoma. A través de la terapia holística se intenta armonizar el organismo combatiendo las causas primeras y tratando a todo el organismo de forma conjunta.

gallery/caeles eurekate enerales

Beneficios y contraindicaciones de la Kinesiología.

 

gallery/caeles eurekate enerales

Tratamientos posibles

gallery/caeles eurekate enerales

Videoteca Kinesiología

gallery/videoteca

Hay muchas aplicaciones posibles en la Kinesiologia:

  • Problemas en el aprendizaje y la comprensión: se trabaja con el paciente para reducir sus dificultades a la hora de aprender que, en ocasiones, son fruto de la falta de concentración y de memoria, circunstancias que también atiende la kinesiología.

 

  • Estrés y ansiedad: rebajar los niveles de estrés y ansiedad tan dañinos para la salud es otro de los aspectos con los que se trabaja.

 

  • Trastornos musculares: la kinesiología ayuda a mejorar el tono muscular, así como a potenciar la coordinación en el trabajo de los diferentes grupos musculares. Además, aumenta la oxigenación de la musculatura.

 

  • Recuperación muscular: debido a que mejora el estado general de los músculos, la kinesiología reduce el tiempo de restablecimiento muscular tras una actividad deportiva. Aunque los profesionales del deporte son los más interesados, cualquier persona notará la mejoría en sus actividades diarias. En este sentido, también es muy interesante en periodos de convalecencia tras una lesión muscular.

Los Pares Biomagnéticos se aplican de forma principal o complementaria en el tratamiento de:

Los resultados dependen del tipo de dolencia, estado de la persona y grado de desarrollo de la dolencia. Se suelen hacer sesiones cada semana o 10 días mínimo 1 mes, dependiendo del caso y dolencia concretos.

IMPORTANTE: no se aplican sobre personas con marcapasos, embarazadas, heridas abiertas, o zonas de piel deteriorada o radiada con radioterapia.

La kinesilogía Holística. Parte 1

Kinesiología Unificada

La kinesilogía Holística. Parte 2

gallery/test-kine

La kinesiología es una terapia bastante segura, siempre y cuando se utilice con responsabilidad y respeto. Por este motivo, es fundamental ponerse en manos de un experto cualificado.

Sin embargo, no está de más consultar antes con el médico especialista si se padece alguna patología para descartar posibles contraindicaciones de la kinesiología. Además, el kinesiólogo realizará un análisis previo al paciente, que ayudará a determinar la mejor manera de aplicar esta terapia.

Deben tener especial cuidado las personas que padecen infecciones agudas, cardiopatías descompensadas, cáncer u osteítis, así como las mujeres que estén embarazadas. En estos casos, lo más habitual es que se desaconseje la kinesiología.

 

Hay diversos tipos de kinesiología en función de las características que se tengan en cuenta. En principio, los expertos subdividen esta especialidad en dos grandes grupos: la kinesiología preventiva y la curativa. La primera tiene como objetivo cuidar al paciente antes de que padezca una enfermedad grave y, de esta manera, evitar que vaya a más atajándola cuando se presentan los primeros síntomas; asimismo, la kinesiología preventiva trabaja para que ni siquiera se lleguen a presentar esos primeros síntomas, manteniendo el organismo en un estado óptimo que evite dolencias futuras.

La kinesiología curativa pretende eliminar un problema o reducirlo, así como los síntomas, dolores o rigideces que dicho problema provoca en el paciente. Hay kinesiólogos especializados en esta rama y están acostumbrados a tratar, por ejemplo, pacientes con diferentes grados de paraplejías.

Otra subdivisión posible de la kinesiología es entre la holística, que trabaja todo el cuerpo y cada una de sus partes, la específica  que trabaja de forma concreta un solo músculo y la aplicada que funciona gracias a diferentes pruebas musculares.

Otra forma de dividir la kinesiología puede ser entre activa y pasiva. Aunque lo más normal es que en una misma sesión se combinen ambas técnicas, no siempre es así. Las diferencias entre una y otra son:

Kinesiología activa: en este caso es el paciente el que lleva el peso de la terapia, ya que es él quien realiza los movimientos. En ocasiones, el paciente lo hace de manera libre, pero lo más normal que lo haga de manera asistida, con la ayuda del profesional o, incluso, con la ayuda de alguna máquina, lo que se conoce como mecanoterapia.
Kinesiología pasiva: el paciente se deja completamente en manos del profesional, que será el que haga todo el esfuerzo durante la terapia. Normalmente, es el trabajo articular el que se considera pasivo, ya que recibe diferentes presiones, torsiones, estiramientos, flexiones y tracciones por parte del kinesiólogo.

gallery/caeles eurekate enerales

¿Cómo es una sesión de Kinesiología?